Efectos nocivos que debes conocer sobre la cocaína

La adicción a esta sustancia conlleva numerosos problemas de salud mental y un deterioro físico
SOM Salud Mental 360
Redacción
SOM Salud Mental 360
Consumo de cocaina

La cocaína es una sustancia denominada clorhidrato de cocaína. Se elabora mediante la refinación de las hojas de arbusto de coca, que se cultiva principalmente en Bolivia, Colombia y Perú. Es un poderoso estimulante con propiedades similares a la anfetamina (droga sintética).

Su consumo se ha normalizado y ha aumentado en las últimas décadas, ya que cada vez resulta más fácil acceder a ella.  Es una de las drogas más tóxicas y destructivas para nuestro organismo. Cualquier persona sin importar el género, la edad o la clase social, puede desarrollar una adicción a la cocaína.

La cocaína es absorbida por los vasos sanguíneos de las fosas nasales y llega al cerebro en cuestión de segundos. Estimula el sistema nervioso central e incrementa el ritmo cardiaco, la actividad muscular, la temperatura corporal y la tensión arterial. También reduce el sueño e inhibe el apetito. En ocasiones puede provocar sudoración, temblor y fatiga muscular.

Los efectos de la cocaína se presentan en cuestión de segundos y difícilmente duran más de media hora. Su intensidad depende de la potencia de la cocaína, de la frecuencia del consumo, del entorno y el nivel de tolerancia del consumidor.

Los principales efectos de la cocaína son:

  • Sensación de euforia, bienestar y excitación.
  • Elevación del estado de ánimo.
  • Desaparición  del estrés y la ansiedad.
  • Incrementa el nivel de energía; causa deseos de estar activo, charlar, reír y bailar.
  • Todo lo que se dice parece acertado: las opiniones, aunque sean injuriosas, son consideradas adecuadas, y las bromas, increíblemente graciosas, aun cuando no lo sean.
  • Pérdida de las inhibiciones; algunos sienten excitación sexual.

Si la persona que consume presenta rasgos de vulnerabilidad como timidez, falta de confianza en sí misma y baja autoestima, el riesgo de adicción es muy alto.

Una vez arraigada la adicción, los síntomas de abstinencia incluyen ansiedad, depresión, ataques de pánico y paranoia (incremento de la ansiedad y suspicacia). Dichos síntomas pueden ser muy difíciles de sobrellevar y suelen llevar a la persona con la adicción a consumir más cocaína.

El consumo de cocaína prolongado en el tiempo causa los siguientes efectos:

  • Molestias nasales: «esnifar» ulcera el tabique nasal y puede llegar a perforarlo.
  • Insomnio crónico: las personas estarán agotadas pero no podrán conciliar el sueño; serán incapaces de realizar las tareas más simples.
  • Pérdida de peso.
  • Impotencia: a los varones les será imposible tener o mantener erecciones.
  • Las personas tendrán un estado deprimido y paranoico, e incluso pueden presentar síntomas de una patología mental grave denominada psicosis de cocaína.

Mezclar cocaína con otras drogas, incluso el alcohol, es extremadamente peligroso. No se debe intentar calmarse con tranquilizantes ya que toda mezcla de depresores con estimulantes es peligrosa.

Las personas adictas a esta sustancia, consideran imposible abandonar el consumo e iniciar un proceso de rehabilitación. Sin embargo, siempre es un buen momento para iniciar un cambio. Abordar el problema antes de que esté firmemente instaurado, garantiza mejores resultados.

Disponemos de tratamientos eficaces para ayudar a las personas a superar las adicciones, por este motivo es muy importante pedir ayuda a profesionales especializados. Sin ayuda de un profesional especializado en adicciones es muy difícil o prácticamente imposible poder rehabilitarse de la adicción a la cocaína.

Este contenido no sustituye la labor de los equipos profesionales de la salud. Si piensas que necesitas ayuda, consulta con tu profesional de referencia.
Publicación: 27 de Agosto de 2021
Última modificación: 27 de Agosto de 2021
Colectivos