El estrés, un factor de riesgo para la psicosis

Señales de alarma y consejos para reducirlo

Regina Vila Badia
Regina Vila Badia
Psicóloga Predoctoral en el grupo Etiopatogenia y tratamiento de los trastornos mentales graves (MERITT). Unidad de Investigación y Desarrollo.
Parc Sanitari Sant Joan de Déu
Noia respirant profundament

A pesar de que no conocemos con total certeza los mecanismos implicados en la aparición y en la evolución de la psicosis, sabemos que hay distintos factores de riesgo que influyen en su desarrollo. En el ámbito genético, se hereda la vulnerabilidad de poder tener un trastorno y con la interacción de distintos factores ambientales, se puede desarrollar o no una enfermedad como la psicosis. Algunos de estos factores de riesgo son las complicaciones obstétricas y perinatales, las experiencias traumáticas durante la infancia, las situaciones de adversidad social, el estrés y el consumo de sustancias. En resumen, se puede decir que la contribución y la interacción de distintos factores biológicos y ambientales puede ayudar a explicar el origen y la evolución de la psicosis.

La vulnerabilidad y el estrés se determinan en los primeros años de vida, ya que es cuando se pueden dar muchos más factores de riesgo, como por ejemplo las complicaciones obstétricas y perinatales, la nutrición y las experiencias traumáticas en la infancia. Además, en esta época el cerebro está en pleno desarrollo y es más sensible a los cambios, y eso puede producir alteraciones emocionales y cognitivas en la persona. 

En la adolescencia y la edad adulta es frecuente vivir diferentes sucesos vitales estresantes, que directa o indirectamente y subjetiva u objetivamente, nos afectan u nos desafían, rompiendo nuestras actividades diarias y alterando nuestras estrategias compensatorias. Estos sucesos pueden ser positivos o negativos y su percepción dependerá del momento y de cada persona. Es importante destacar que incluso aquellos sucesos que valoramos como positivos nos pueden generar también mucho estrés. Algunos ejemplos de situaciones estresantes pueden ser la recta final de los exámenes, la separación de la madre y el padre, un divorcio, la muerte de un ser querido, etc. Pero también nos pueden generar estrés algunas situaciones que para nosotros son positivas, como por ejemplo empezar un nuevo trabajo, iniciar una relación amorosa o un embarazo. Estos sucesos vitales estresantes se consideran uno de los factores más importantes en la aparición de la psicosis.

Todos estos factores de riesgo son muy relevantes, pero también lo es la interpretación y la capacidad del individuo para afrontar estas situaciones y para recuperarse de ellas.

No sentirnos preparados para afrontar determinadas situaciones no significa que no tengamos las habilidades para hacerlo o que seamos incompetentes. De hecho, una misma situación, en determinados momentos de vuestra vida no nos genera estrés y la podemos resolver muy bien y, en cambio, en otros momentos nos superará y necesitaremos ayuda. Por lo tanto, simplemente a veces es el momento en el que nos encontramos lo que hará que nos sintamos preparados o no para resolver una determinada situación.

Señales de alarma del estrés

Un estrés elevado, durante mucho tiempo (crónico) puede generar en nuestro organismo cambios que pueden afectarnos tanto física como mentalmente. Aquí es donde pueden aparecer toda una serie de síntomas que pueden ir desde la ansiedad y la depresión, a la presencia de sintomatología psicótica. Por lo tanto, es importante saber detectar y gestionar de manera efectiva el estrés.

Síntomas de alarma ante un estrés que empieza a ser perjudicial para nuestra salud física y mental:

  • Cambios en el apetito
  • Peso en el pecho
  • Tensión muscular
  • Dolor de cabeza
  • Dolor estomacal
  • Dolor de espalda, cuello y hombros
  • Dificultad para dormir
  • Dificultad para concentrarse
  • Irritabilidad
  • Cansancio

¿Qué puedes hacer para reducir el estrés?

  • Haz ejercicio físico. Estar físicamente activo o activa es bueno para nuestro cuerpo y para nuestra mente. Se recomienda hacer 150 minutos de actividad física de intensidad moderada o 75 minutos de actividad física de intensidad elevada por semana.
  • Cuida la alimentación. Intenta escoger opciones de comida más sanes, si puedes.
  • Toma consciencia de tu mismo/a y del mundo que te rodea. Sé consciente de tu respiración, de tu cuerpo y de tu entorno. Actividades de relajación, como el yoga o el mindfullness pueden ser buenas opciones.
  • Intenta llevar un ritmo regular del sueño. Un buen descanso es necesario para nuestro cuerpo y para nuestros pensamientos. En las personas adultas se recomienda dormir entre 7 y 9 horas, y entre 8 y 10 horas en el caso de los adolescentes.
  • Realiza actividades agradables. Busca actividades que te permitan sentirte feliz y te pongan de buen humor. ¡Quizás, incluso es el momento de probar cosas nuevas!
  • Rodéate de tu gente. Estar en contacto y pasar tiempo con la familia y tus amistades es una buena forma de mejorar tu estado de ánimo y reducir el estrés.
  • Pide ayuda. En determinadas ocasiones, cuando estamos sobrepasados, es importante saber pedir ayuda. Compartir tu experiencia con profesionales de la salud, además de acompañarte en este proceso, te dará herramientas para poder gestionar mejor el estrés y las situaciones en las que te encuentres.

Hay muchas personas que experimentan situaciones de estrés. No eres la única. También es importante destacar que, a pesar de que nos sintamos preparados para afrontar determinadas situaciones, no quiere decir que lo tengamos que hacer solos. ¡Pedir ayuda no es signo de debilidad! 

 

Este contenido no sustituye la labor de los equipos profesionales de la salud. Si piensas que necesitas ayuda, consulta con tu profesional de referencia.
Publicación: 29 de Noviembre de 2021
Última modificación: 29 de Noviembre de 2021

Si sufres y te sientes solo/a, llámanos al 681 10 10 80 image/svg+xml 1873A50A-300C-4511-9831-D8604C9717D4 1873A50A-300C-4511-9831-D8604C9717D4

Siempre encontrarás una voz amiga

Colectivos
Persona atendida
Temas
Bienestar emocional
Síntomas
Trastornos
Psicosis
Trastorno por estrés agudo
Regina Vila Badia

Regina Vila Badia

Psicóloga Predoctoral en el grupo Etiopatogenia y tratamiento de los trastornos mentales graves (MERITT). Unidad de Investigación y Desarrollo.
Parc Sanitari Sant Joan de Déu

Destacamos

Grupo de adolscentes
Artículo

La importancia de la intervención precoz en psicosis

Hacia un cambio de modelo en la atención a jóvenes y adolescentes
Un grupo de escuchadores de voces
Artículo

Escuchadores de Voces: comprender y acompañar

Grupos de personas que escuchan voces comparten su experiencia para facilitarse ayuda mutua
David Millana
Entrevista

«Tener un episodio psicótico me ha servido para encauzar mi vida y ahora me siento mejor que antes»

Las autolesiones no suicidas cumplen dos tipos de funciones : motivaciones intrapersonales (más individuales) y otros que son de tipo más interpersonales (o sociales).
Artículo

Introducción a la conducta autolesiva en adolescentes

Las autolesiones no suicidas generan gran interés y alarma en la sociedad por el progresivo incremento de su incidencia en jóvenes y adolescentes. ¿Qué les motiva a llevarlas a cabo?
psicosis y tca
Artículo

Psicosis en los trastornos de la conducta alimentaria: síntomas de alarma

Su aparición es rara pero potencialmente grave
autolesiones
Blog

¿Cómo puedes evitar autolesionarte?

Alternativas para evitar hacerte daño cuando tienes un mal momento
yocambiotodo
Colectivos vulnerables

#YoCambioTodo: jóvenes contra el estigma

Quizz arte
Blog

¿Tiene relación la salud mental con la genialidad artística?

Curiosidades históricas del mundo de arte
autolesiones
Artículo

¿Por qué te haces daño? Introducción a la conducta autolesiva

A nivel mundial, entre un 13% y 45% de los adolescentes se han autolesionado alguna vez en su vida
Autolesiones
Artículo

Alumnos que se autolesionan

Guía práctica para maestros y educadores