Erradicar el sinhogarismo es posible

Los servicios de Housing First han sacado del sinhogarismo en Europa a al menos 8 de cada 10 personas
SOM Salud Mental 360
Redacción
SOM Salud Mental 360
Guia Housing First

En 2016, la Federación Europea de Organizaciones Nacionales que trabajan con Personas sin Hogar (FEANTSA) publicaba, con el apoyo de la Fundación Stavros Niarchos, la Guía Housing First Europa. Un documento que describe cómo implementar y cómo hacer funcionar el Housing First en Europa. Recoge pautas generales para Europa, pero en caso de querer implementarse es necesario adaptar a las realidades de los diferentes países.

Housing First es un método innovador para reducir el sinhogarismo en personas con grandes necesidades de apoyo que fue desarrollado inicialmente por el Dr. Sam Tsemberis en Estados Unidos. Este método consiste en cubrir un derecho humano básico: el derecho a la vivienda digna. Un derecho que se tiene, no que se adquiere como una recompensa si demuestran que la merecen o que están preparados para tenerla. Este cambio de mirada es básico. En los casos de las personas sin hogar con problemas de salud mental y adicciones, supone pasar de la secuencia tratamiento-sobriedad-alojamiento a alojamiento-tratamiento-(quizás)sobriedad.

A lo largo de los años y las experiencias acumuladas en diferentes países de Europa y Estados Unidos, el Housing First ha demostrado su alta efectividad en la lucha contra el sinhogarismo, especialmente en personas con problemas de salud mental y adicciones. En algunos países, como Finlandia, el Housing First es el eje central de la estrategia nacional para el sinhogarismo y ha conseguido una reducción notable en los niveles de sinhogarismo crónico. Diferentes estudios en EE.UU., Canadá y Europa muestran que Housing First saca generalmente del sinhogarismo a al menos ocho de cada diez personas. Ha funcionado muy bien con personas que no están bien integradas en la sociedad después de una situación de sinhogarismo de larga duración o que han estado en esa situación de manera recurrente, con personas sin hogar con enfermedad mental severa o con uso problemático de drogas y alcohol y con personas sin hogar con salud física débil.

Tal y como se afirma en la guía, se ha verificado que los tratamientos que fomentan la autodeterminación son más efectivos en la reducción de los síntomas que otros tratamientos basados en el cumplimiento de un tratamiento. También se ha observado en varias comunidades que Housing First transforma la praxis de otros servicios relacionados y de los sistemas de cuidado cuando se introduce en una comunidad, evolucionando de un servicio aislado a una aproximación más comunitaria.

El planteamiento de Housing First es un reto para la sociedad y obliga a cuestionar sus creencias, valores y normas sociales en relación a las personas sinhogar, que son alojadas en pisos ordinarios integrados en la comunidad y a las que se les hace un acompañamiento integral.

La Guía Housing First Europa es un referente tanto para introducirse en esta estrategia, conociendo su origen, desarrollo, experiencias en países y evidencia científica. Pero también es una herramienta para entender bien los principios fundamentales del Housing First, cómo realizar el acompañamiento, cómo evaluar la experiencia y cómo integrar la propuesta en estrategias integrales de atención. En definitiva, una herramienta para las personas que elaboran políticas públicas y entidades vinculadas con la atención a las personas sin hogar.

Principios básicos del Housing First

Los principios fundamentales del Housing First beben directamente del modelo Pathways, desarrollado por el Doctor Sam Tsemberis en los primeros años 90, pero no son exactamente igual en Europa debido a diferencias significativas entre Estados Unidos y Europa.

Los ocho principios fundamentales del Housing First son:

La vivienda es un derecho humano.

Tal y como establece la ONU, cualquier persona debería poder vivir en seguridad, paz y dignidad. Housing First no espera que las personas sin hogar se ganen su derecho al alojamiento o a permanecer en una vivienda. Se espera que las personas usuarias de Housing First sigan las reglas de su contrato de alquiler o de ocupación de la misma manera que se esperaría de cualquier otra persona que alquile una vivienda, y se les ofrece apoyo para que consigan hacerlo. Los servicios Housing First también esperan que haya un contacto regular entre las personas usuarias y el equipo profesional de intervención, por ejemplo, en un encuentro semanal en el que se pueda valorar si hay algún problema en el hogar.

Elección y control para las personas usuarias.

Una persona usuaria de Housing First tiene la capacidad de tomar decisiones reales sobre cómo quiere vivir su vida y sobre el tipo de apoyos que va a recibir. La autodeterminación es el punto de partida para la recuperación. La toma de decisiones compartida entre las personas usuarias y los proveedores del servicio es una parte esencial de la recuperación en el modelo Housing First.

Separación de alojamiento y tratamiento.

Housing First garantiza que el derecho humano a la vivienda no está comprometido por la obligación de las personas usuarias de seguir un tratamiento ya sea para acceder a la vivienda o para permanecer en ella.  Aunque Housing First ofrece apoyo durante el tiempo que sea necesario, una persona usuaria seguirá manteniendo la vivienda en el momento que deje de hacer uso de los servicios de apoyo. Si una persona no necesita más el servicio Housing First, no tendrá que mudarse a otro lugar.

Orientación a la recuperación.

Un servicio que tiene un enfoque de recuperación se centra en el bienestar general de la persona. El bienestar incluye su salud física y mental, su grado de apoyo social (de su pareja, familia o amistades) y su grado de integración social, por ejemplo, el hecho de formar parte de una comunidad y de participar activamente en la sociedad. Un enfoque de recuperación es mucho más amplio y más ambicioso que trabajar con la persona su consumo de drogas y alcohol o fomentar su participación en un tratamiento. Se trata de conseguir una vida segura y reconfortante para la persona, y generar un contexto que consiga, en un sentido amplio, su integración en la comunidad, en la vivienda y en una vida social y económica positivas

Reducción del daño.

Se basa en la idea de que acabar con el uso problemático de drogas y alcohol puede ser un proceso complejo y que los servicios que exigen abstinencia o desintoxicación no funcionan bien para muchas personas sin hogar. Según la guía, hay evidencia más que suficiente para demostrar que la reducción del daño es más efectiva para ayudar a personas sin hogar con necesidades grandes o complejas que los servicios basados en la abstinencia o la desintoxicación. El objetivo no es necesariamente detener por completo el uso de drogas y alcohol, sino reducir el daño que éste genera en la persona, y ayudarla a reducirlo y gestionar su uso. Un enfoque de reducción del daño apoya a las personas que quieren mantener la abstinencia, pero también se compromete con las personas que mantienen un uso activo de sustancias, y trabaja con ellas para fomentar la reducción de su consumo.

Compromiso activo sin coerción.

Las personas usuarias de Housing First no deben en ningún momento sentirse amenazadas por sanciones debidas a comportarse o no de determinada manera. Al usar un enfoque de recuperación y reducción del daño, Housing First enfatiza activa y continuamente que el apoyo, el tratamiento y el asesoramiento están siempre disponibles, y que los cambios positivos en salud, bienestar, integración social y en general en la calidad de vida son posibles.

Planificación centrada en la persona.

Se alienta y ayuda a las personas usuarias a decidir el tipo de vida que quieren vivir. La elección y el control desempeñan un papel importante para ello, de modo que, en los servicios Housing First, las personas usuarias toman decisiones reales sobre los tipos de apoyo y de tratamiento que desean recibir.

Apoyo flexible y disponible durante el tiempo necesario.

Housing First defiende el derecho a la vivienda desde otra perspectiva, y es por ello que se mantiene el contacto con la persona cuando es desahuciada. Si una persona usuaria de Housing First es desahuciada, bien por retrasos en el pago del alquiler, por molestias que cause a los vecinos o daños, Housing First mantiene el contacto con la persona y busca su realojo. Del mismo modo, si una persona usuaria de Housing First es incapaz de vivir de manera independiente y abandona su vivienda, Housing First continúa trabajando con ella.

En el momento de aplicar un programa de Housing First hay muchos retos a enfrentar, especialmente en cómo proporcionar el apoyo necesario durante el proceso: la gestión y retención de la vivienda, el apoyo en aspectos de salud y bienestar y la integración social; en cómo proporcionar la vivienda: la relación con el vecindario y cómo trabajar en un mercado privado y en un mercado social. La Guía proporciona las claves para abordar cada una de las cuestiones que aparecen en este proceso.

Este contenido no sustituye la labor de los equipos profesionales de la salud. Si piensas que necesitas ayuda, consulta con tu profesional de referencia.
Publicación: 23 de Noviembre de 2022
Última modificación: 23 de Noviembre de 2022