Mujer, trastorno bipolar y el deseo de ser madre

Resolvemos las principales preguntas sobre la maternidad cuando se tiene un trastorno bipolar
Alexia Camuñas Palacín
Alexia Camuñas Palacín
Psiquiatra referente del Programa de Salud Mental perinatal del Centro de Salud Mental Garraf.
Parc Sanitari Sant Joan de Déu
Maternidad y trastorno bipolar

El trastorno bipolar es un trastorno mental que se suele caracterizar por la alternancia de episodios maníacos y depresivos separados por periodos de estabilidad anímica (OMS 2019). Aunque es una afección de por vida, en la mayoría de los casos se pueden controlar los síntomas mediante tratamiento farmacológico y apoyo psicológico. 

Muchas mujeres diagnosticadas de trastorno bipolar verbalizan deseos de ser madres. No obstante, suelen presentar muchas dudas y sufren prejuicios por parte del entorno. Es importante tener una información basada en la evidencia científica disponible para que cada mujer pueda tomar la decisión que considere.  

A continuación, se intentará resolver algunas preguntas que surgen en la práctica clínica diaria en relación con el trastorno bipolar y la maternidad:

  • ¿Si tengo un trastorno bipolar puedo ser madre?

Por supuesto, si te sientes capacitada y lo deseas, el trastorno bipolar no tiene por qué ser un impedimento. Lo recomendable es buscar el mejor momento y planificar el embarazo.

  • ¿Pero puedo ser una buena madre?

Rotundamente sí. Tu rol de madre no tiene por qué verse afectado por tener un trastorno bipolar si recibes el apoyo, tratamiento y acompañamiento adecuados.

  • ¿Y si el trastorno bipolar no está controlado?

Los efectos negativos para el cuidado de un bebé derivarían efectivamente del trastorno bipolar no tratado o mal tratado. Tanto si la mamá se encuentra en una fase maníaca como en una depresiva o presenta una psicosis puerperal y no se trata, las consecuencias para el bebé, para ella y para su entorno pueden ser devastadoras.

  • ¿Son seguros los fármacos que se usan en el trastorno bipolar durante el embarazo?

El ácido valproico no debería usarse en ninguna mujer en edad fértil puesto que durante el embarazo está contraindicado ya que puede producir malformaciones en el bebé.

Los potenciales efectos negativos del litio y de los antipsicóticos son asumibles si los comparamos con el riesgo de no hacer tratamiento. No obstante, siempre se deben evaluar los riesgos/beneficios de forma individualizada para cada mujer.  

Se recomienda hacer un control mayor del embarazo y un seguimiento desde obstetricia. 

Si la mujer embarazada toma litio, se requerirán más controles analíticos que incluyan los niveles del fármaco, así como una ecocardiografía fetal en primer y segundo trimestre. Aunque el litio se había asociado históricamente con la anomalía de Ebstein, una malformación en el corazón del bebé, los estudios más recientes sugieren que el fármaco no tiene el potencial teratogénico que se le había atribuido (Gentile, 2011).

  • ¿Se puede reducir o retirar la medicación si decido quedarme embarazada?

Se debe individualizar cada caso, pero es importante velar por la estabilidad clínica. Se ha visto que las mujeres gestantes con un diagnóstico de trastorno bipolar que discontinúan el tratamiento tienen un riesgo mayor de recaída que las mujeres que lo continúan. En numerosas ocasiones se requiere incluso incrementar las dosis de psicofármacos a medida que avanza el embarazo.

  • ¿Puedo dar el pecho si tomo tratamiento para el trastorno bipolar?

La mayoría de los psicofármacos son seguros para la lactancia, pero por lo general no se recomienda lactar si se toma litio. En mujeres diagnosticadas de trastorno bipolar que tomen litio, seleccionadas cuidadosamente, mantener la lactancia materna puede ser una opción adecuada si se mantiene un seguimiento estrecho de la mamá y el bebé (Imaz et al 2021).

  • Con la llegada de un hijo se duerme menos horas. ¿Eso hará que me descompense?

Las mujeres diagnosticadas de trastorno bipolar que deciden ser madres tienen más riesgo de recaer en el periodo del posparto. Se debe tener en cuenta que muchas mujeres se diagnostican por primera vez de trastorno bipolar durante el posparto. Son las mujeres que sufren trastorno bipolar las que tienen más probabilidad de sufrir una psicosis puerperal. 

La deprivación del sueño es clave para desencadenar una descompensación. Es importante contar con una red de apoyo familiar y profesional que facilite el descanso nocturno de la madre.

  • ¿Mi hijo o hija puede heredar el trastorno bipolar?

Una mujer diagnosticada de trastorno bipolar tiene más riesgo de tener un hijo con este trastorno que otra que no lo padezca. No obstante, también hay una probabilidad alta de que no lo desarrolle. Se debe tener en cuenta que si ambos padres sufren el trastorno se incrementa el riesgo.

  • ¿Si una mamá requiere un ingreso hospitalario por descompensación del trastorno bipolar, le separan de su bebé?

Desafortunadamente, en España no existen unidades de hospitalización de agudos mamá-bebé. Estas unidades psiquiátricas especiales ofrecen cuidados a la madre con enfermedad mental grave junto a su recién nacido.

Así que, aunque hay casos en los que se puede atender una descompensación –si los síntomas son menos graves– de forma ambulatoria, en otros se procederá al ingreso hospitalario en una unidad de agudos de psiquiatría convencional y existirá una separación temporal de la díada mamá-bebé.

En Cataluña existen algunos recursos específicos para la atención en salud mental perinatal, como la Red de Salud Mental Perinatal Comunitaria del Parc Sanitari Sant Joan de Déu, el Hospital de día mamá-bebé pionero en España del Hospital Clínic de Barcelona o la Unidad de Salud Mental Perinatal de Vall d’Hebron, entre otros.

Si estás diagnosticada de trastorno bipolar o tienes antecedentes familiares y deseas ser madre:  

  1. Planifica tu embarazo; comunica a tu psiquiatra tu deseo de ser madre.
  2. Consulta a tu matrona para iniciar el tratamiento con ácido fólico y hacerte una analítica previamente a tu embarazo.
  3. Abandona sustancias nocivas como tabaco, alcohol, drogas y bebidas excitantes como el café o el té.
  4. Mantén una buena alimentación y unos hábitos de vida saludables.
  5. Mantén el seguimiento con tu psiquiatra; preferiblemente, solicita atención desde un programa de salud mental perinatal.   
  6. Acude a los controles obstétricos y analíticos que sean requeridos.
  7. Implica a tu entorno de confianza para la detección de potenciales descompensaciones.
  8. Prioriza dormir bien.
Este contenido no sustituye la labor de los equipos profesionales de la salud. Si piensas que necesitas ayuda, consulta con tu profesional de referencia.
Publicación: 28 de Marzo de 2022
Última modificación: 28 de Marzo de 2022
Colectivos
Trastornos
Alexia Camuñas Palacín

Alexia Camuñas Palacín

Psiquiatra referente del Programa de Salud Mental perinatal del Centro de Salud Mental Garraf.
Parc Sanitari Sant Joan de Déu