Tipos de trastornos psicóticos. Diagnóstico.

La presencia de determinantes síntomas y su duración determinan los distintos diagnósticos. Los dos manuales más utilizados en los diagnósticos de los trastornos mentales son el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM-V), de la Asociación de Psiquiatría Americana, y la Clasificación de los Trastornos Mentales y del Comportamiento, de la Organización Mundial de la Salud (CIE-10).

Estos dos manuales de referencia describen los diagnósticos siguientes:

  • Trastorno psicótico breve. La persona afectada presenta uno o más de uno de estos síntomas: delirios, alucinaciones, discurso desorganizado y comportamiento muy desorganizado o catatónico. Y, como mínimo, debe tener uno de los tres síntomas siguientes: delirios, alucinaciones o discurso desorganizado. La duración del episodio del trastorno es de mínimo un día, pero de menos de un mes, con un retorno final total al grado de funcionamiento previo a la enfermedad.
  • Trastorno psicótico inducido por sustancias o medicamentos. La persona afectada presenta delirios y/o alucinaciones. Debe de haber pruebas, a partir de la historia clínica, de la exploración física o de las pruebas de laboratorio, que los síntomas se han desarrollado durante y poco después de la intoxicación o abstinencia de la sustancia, o después de la intoxicación de un medicamento, y que la sustancia o el medicamento implicado pueden producir los síntomas que se presentan. El trastorno causa malestar clínicamente significativo o deterioro en los ámbitos sociales y laborales o en otros campos importantes del funcionamiento.
  • Esquizofrenia. La persona afectada presenta dos o más de los síntomas siguientes: delirios, alucinaciones, discurso desorganizado, comportamiento muy desorganizado o catatónico y/o síntomas negativos. I, como mínimo, debe de tener uno de los tres síntomas siguientes: delirios, alucinaciones o discurso desorganizado. El nivel de funcionamiento de la persona se ve alterado o deteriorado en una o más áreas principales, como el trabajo, las relaciones interpersonales o la cura personal. Los síntomas del trastorno persisten durante un mínimo de 6 meses.
  • Trastorno esquizofreniforme. La persona afectada presenta dos o más de los síntomas siguientes: delirios, alucinaciones, discurso desorganizado, comportamiento muy desorganizado o catatónico y/o síntomas negativos. Como mínimo se tiene que dar uno de los tres síntomas siguientes: delirios, alucinaciones o discurso desorganizado. El episodio del trastorno dura como mínimo un mes, pero menos de seis meses.
  • Trastorno delirante.  La persona afectada presenta uno o más delirios de un mes como mínimo de duración. No hay presencia de alucinaciones y, si la hay, no son importantes y están relacionadas con el tema delirante. El funcionamiento de la persona no está muy alterado y el comportamiento no es extravagante o extraño.
  • Trastorno esquizoafectivo. La persona afectada presenta dos o más de estos síntomas: delirios, alucinaciones, discurso desorganizado, comportamiento muy desorganizado o catatónico y/o síntomas negativos. Además, también se deben cumplir los criterios diagnósticos de un episodio del estado de ánimo (un episodio maníaco o episodio depresivo mayor).
  • Trastorno psicótico compartido. Sucede cuando dos o más personas comparten el mismo tema o sistema de ideas delirantes y se dan apoyo mutuo en sus creencias. Las dos personas comparten una relación extraordinariamente estrecha. Hay una evidencia temporal y circunstancial que las ideas delirantes son inducidas en la persona pasiva (dominada) por el contacto con la persona activa (dominante).
  • Trastorno psicótico debido a otra afectación médica. La persona afectada presenta alucinaciones o delirios destacados. Tiene que haber pruebas a partir de la historia clínica, la exploración física o las pruebas de laboratorio que los síntomas del trastorno son la consecuencia fisiopatológica directa de otra afectación médica. El trastorno no se explica mejor para otro trastorno mental, y causa malestar claramente significativo o deterioro en los ámbitos sociales y laboral o en otros campos importantes del funcionamiento.
  • Trastorno psicótico no especificado. Esta categoría se aplica cuando predominan los síntomas característicos de un trastorno del espectro de la esquizofrenia y otro trastorno psicótico que causan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o en otras áreas relevantes del funcionamiento, pero que no cumplen todos los criterios de ninguno de los trastornos de la categoría diagnóstica. Se utiliza en situaciones en las que el clínico opta por no especificar el motivo del incumplimiento de los criterios de las categorías diagnósticas. Incluye también las situaciones en las que no hay suficiente información para hacer un diagnóstico más específico.

Es importante tener presente que al comienzo del trastorno puede ser difícil hacer un diagnóstico concreto, y que este diagnóstico puede ir cambiando con el tiempo según la evolución. Además,  estos diagnósticos no se pueden hacer si el trastorno o los síntomas se pueden atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (droga o medicamento) o a otra afectación médica.

 

En primera persona

«Los delirios que yo tenía concordaban con mi manera de pensar, concretamente pensamientos anticapitalistas, y mis conductas también eran coherentes con mi manera de ser, pero muy llevadas al extremo. Me sale la vena revolucionaria, pero también la destructiva».

 

Diagnóstico Características clínicas Duración
Trastorno psicótico breve
  • Presencia de uno o más de estos síntomas:
    • Delirios
    • Alucinaciones
    • Discurso desorganizado
    • Comportamiento muy desorganizado o catatónico
  • Presencia como mínimo de delirios, alucinaciones o discurso desorganizado. 
  • Retorno final total, antes de un mes, al grado de funcionamiento previo a la enfermedad
< 1 mes
Trastorno psicótico inducido por sustancias o medicamentos
  • Presencia de uno o más de estos síntomas:
    • Delirios
    • Alucinaciones
  • Los síntomas se han desarrollado durante y poco después de la intoxicación o abstinencia de la sustancia o después de la intoxicación de un medicamento.
  • La sustancia o el medicamento implicado puede producir los síntomas presentados.
  • Malestar clínicamente significativo o deterioro en los ámbitos social y laboral o en otros campos importantes del funcionamiento.
 
Esquizofrenia
  • Presencia de uno o más de estos síntomas:
    • Delirios
    • Alucinaciones
    • Discurso desorganizado
    • Comportamiento muy desorganizado o catatónico
    • Síntomas negativos
  • Presencia como mínimo de delirios, alucinaciones o discurso desorganizado. 
  • Nivel de funcionamiento alterado en una o más áreas principales (trabajo, relaciones interpersonales o cuidado personal).
> 6 meses
Trastorno esquizofreniforme
  • Presencia de uno o más de estos síntomas:
    • Delirios
    • Alucinaciones
    • Discurso desorganizado
    • Comportamiento muy desorganizado o catatónico
    • Síntomas negativos
  • Presencia como mínimo de delirios, alucinaciones o discurso desorganizado.
Entre 1 y 6 meses
Trastorno delirante
  • Presencia de uno o más delirios.
  • No hay presencia de alucinaciones y, si hay, no son importantes y están relacionadas con el tema delirante. 
  • El funcionamiento de la persona no está muy alterado.
> 1 mes
Trastorno  esquizoafectivo
  • Presencia de uno o más de estos síntomas:
    • Delirios
    • Alucinaciones
    • Discurso desorganizado
    • Comportamiento muy desorganizado o catatónico
    • Síntomas negativos
  • Presencia de un episodio del estado de ánimo (episodio maníaco o episodio depresivo mayor).
 
Trastorno psicótico compartido
  • Dos o más personas, que mantienen una relación muy estrecha, comparten el mismo tema o sistema de ideas delirantes y se dan apoyo mutuamente en sus creencias.
  • Evidencia temporal y circunstancial que las ideas delirantes son inducidas en la persona pasiva (dominada por el contacto) con la persona activa (dominante).
 
Trastorno psicótico debido a otra afectación médica 
  • Presencia de uno o dos de estos síntomas:
    • Delirios
    • Alucinaciones
  • Los síntomas desarrollados son consecuencia fisiopatológica directa de otra afectación médica.
  • El trastorno no se explica mejor por otro trastorno mental.
  • Malestar clínicamente significativo o deterioro en los ámbitos social y laboral o en otros campos importantes del funcionamiento.
 
Trastorno psicótico no especificado
  • Predominio de síntomas característicos de un trastorno del espectro de la esquizofrenia y otro trastorno psicótico, pero que no cumplen todos los requisitos de ninguno de los trastornos de la categoría diagnóstica.
  • Malestar clínicamente significativo o deterioro en los ámbitos social y laboral o en otros campos importantes del funcionamiento.

*Especificado, el clínico especifica el motivo del incumplimiento de los criterios de las categorías diagnósticas.

*No especificado, el clínico no especifica el motivo del incumplimiento de los criterios de las categorías diagnósticas.